Como abrir una puerta atascada

Cerrajeros 24 horas
A todos les pasa que cuando intenta abrir una puerta, se hace difícil, se traba, tienes que usar fuerza para poder entrar, incluso puede que no llegues a abrirla por problemas con la cerradura, y si no tienes al alcance algún cerrajero de confianza, es mejor que aprendas a hacerlo tú mismo, veras que no es tan difícil como parece ser.
Esto normalmente puede llegar a ocurrir con puertas muy antiguas, que no suelen abrirse con mucha frecuencia, o que están expuestas a agentes que las oxiden como las exteriores donde los cambios climáticos afectan su normal funcionamiento.
Existen varias técnicas que puedes realizar, para abrir una puerta sin llegar dañarla o romperla, para evitar tener que sustituirla incurriendo en gastos adicionales innecesarios, te explicaré algunas de esas técnicas para que puedas ingresar a una habitación trabada por una cerradura en mal estado.
Formas de abrir una puerta
La cerradura, esto es lo principal que debes chequear, ver en qué estado se encuentra, si esta oxidada, si es que la llave no da vueltas, está rota dentro o simplemente no tiene ninguna llave, puedes intentar arreglarla tu mismo.
Si el problema es que tiene una llave rota atorada, acudir a un poco de aceite multiusos en el bombín para hacerla accesible, y con un gancho halarla de a poco, hasta que sobresalga un poco y puedas retirarla con una pinza o con los mismos dedos.
También puedes usar una pega especial para metales y unir la parte que te quedo con la que esta insertada dentro, y retirarla poco a poco.
Ganzúa, si no tienes una, podría ser necesario que la adquieras y la tengas en casa por cualquier emergencia de este tipo, no suelen ser muy caras, y necesita para funcionar la llave de tensión.
El procedimiento consiste en introducir la ganzúa por el orificio donde suele ir la llave para mover los pistones dentro de la cerradura, mientras que con la llave de tensión giras para poder abrir.
Puedes introducir la ganzúa hasta el final y retirarla rápidamente, o puedes introducirla con cuidado hasta que sientes los cilindros de los pistones, un poco más de la mitad de la ganzúa. En un procedimiento sencillo pero que requiere, practica, precisión y paciencia, pues no siempre se logra a la primera.
También puedes desmontar la cerradura y repararla, dependiendo del modelo, tiene sus procedimientos, pero sueles poder quitarla con facilidad sacando los tornillos que la sujetan.
Remover las bisagras, esta es una alternativa diferente para poder abrir la puerta trabada, aunque solo si tienes acceso a ellas, con unas pinzas puedes remover los tornillos centrales o pernos que la sujetan y abrir la puerta por el extremo contrario a la cerradura.
También puedes utilizar un destornillador para empujar el perno desde abajo o incluso si es un dispositivo simple, puedes con tus manos halar el perno hacia arriba y listo, podrás remover la puerta.
La tarjeta de crédito, el viejo truco que se suele ver en las películas y programas de tv, donde los personajes introducen sus tarjetas bancarias en la ranura de la puerta y logran abrirla, dependiendo de la cerradura puede llegar a funcionar, aunque no es recomendable que uses tus tarjetas del banco, ya que puedes llegar a dañarlas.
Quizás alguna vencida, una telefónica o alguna otra que sea del tipo de material flexible. Una radiografía doblada y cortada del tamaño de la tarjeta pueden resistir el embate del vaivén que se ejerce con presión para destrabar el pestillo. Aunque este método también dependerá de si hay espacio suficiente para introducir la tarjeta, ya que algunas cerraduras no lo tienen.

Última Modificación